sábado, 20 de setiembre de 2008

Yo con los medicos, refutando a de Althaus

No es mi tema, pero solo quiero copiar una carta del doctor Eduardo Iberico Corchera que le manda al señor Jaime de Althaus, nunca mejor dicho. (Leida en MediBlog)

Lima, 18 de septiembre del 2008

Señor Jaime de Althaus
Presente

Ante todo debo presentarme y saludarlo: Soy Eduardo Iberico Corcuera, Médico Cirujano con CMP: 9295, graduado en San Marcos el año 1974 y laborando en el Hospital María Auxiadora en la especialidad de Cirugía General. Algo más Señor de Althaus, hace mucho tiempo que sigo con atención su programa “ La Hora N ” así como otros programas periodísticos con la intención de obtener la información desde varios puntos de vista, aunque muchas veces me indigne lo que en ellos se diga.

He podido observar desde hace un tiempo que usted tiene una opinión muy deformada del médico peruano y el trabajo que realiza, tan deformada que pone énfasis de escandalizado cuando no se cansa de mencionar que sólo trabajamos 6 horas.

Si usted se hubiera molestado en transformar nuestro salario mensual en pago por hora trabajada y lo comparara con lo que gana el médico en otros países donde se valora mejor la salud, tal vez su razonamiento sería más justo.

Tal vez una manera más gráfica de que usted entienda esta figura es preguntándole al señor Garrido Lecca cuanto ha pagado por la cirugía que lo hizo bajar de peso; es decir, cuantos miles de dollares ha pagado sin chistar por un solo acto médico. Quizá usted o algún familiar cercano ha sido paciente en una clínica privada y ha pagado por atención médica y no necesita recurrir al señor Garrido Lecca para saber como se valora con otro criterio el acto médico cuando se trata del paciente con medios económicos y como, el mismo acto médico se mal baratea cuando se trata de la atención a los pobres que acuden a los hospitales.

Lo considero, señor De Athaus, una persona muy inteligente y preparada como pensar que hay torpeza en sus juicios sobre el trabajo médico; más bien creo que su formación ideológica lo aprisiona de tal manera que lo hace ver mal a cualquier movimiento gremial, por que todavía no me atrevo a pensar que haya mala intención o intereses subalternos en sus cada vez más desatinadas opiniones al respecto.

Lo hemos visto tratar con descortesía al Presidente de la Federación Médica al expresar que lo último dicho por él en su programa “se llama intransigencia” sin darle la oportunidad de réplica y lo hemos visto dejar hablar muy poco a la Doctora Solis , Presidenta del Cuerpo Médico del Hospital Loayza, quién no tuvo oportunidad de aclarar otra de las bajezas de señor Garrido Lecca.

El señor Garrido lo ha convencido que los médicos ganamos un dineral en las clínicas de los hospitales y usted, como caja de resonancia y con tono de escándalo, ha concluido que ¿como podemos hacer huelga si con esos supuestos ingresos llegamos al sueldo de un Parlamentario?

Permítame, con la ventaja de no ser interrumpido como ocurriría en su programa, aclararle algunas cosas que usted mismo debía haberla investigado, dada su formación de Antropólogo y Periodista, antes de elaborar juicios tan alegremente:

1.- ¿Sabe usted en cuantos hospitales del Perú hay clínicas?; le doy una ayudita, en el mío no hay y estamos en Lima.

2.- ¿Ya se enteró usted de cuántos médicos hay en el Perú y cuántos de ellos tienen acceso a esas cínicas? Supongo que sin necesidad de calculadora ya usted está pensando que el porcentaje es tan ridículo ni vale la pena considerarlo.

3.- Señor de Althaus, el sueldo de un Parlamentario, sin contar ese indecente rubro por gastos ni los sueldos adicionales, es cinco veces el mío. Le menciono mi caso por que tengo más de treinta años de graduado y he llegado al máximo nivel de la carrera.

4.- Es una artimaña considerar los ingresos por actividad privada para compararnos con los Parlamentarios. Señor De Althaus hablemos sólo de lo que nos paga el Estado. Si un Parlamentario pertenece a un estudio de abogados, tiene su industria metal mecánica, su fábrica de telas , su notaría en Huancayo o su puesto en la parada es algo no nos compete juzgar; es trabajo de la SUNAT.

5.- El caso de la Doctora Solís , tan suciamente publicitado por el señor Garrido Lecca, es la situación especial de una profesional exitosa que se merece ganar eso y mucho más, lamentablemente ese nivel de ingresos lo tienen poquísimos médicos ya que la inmensa mayoría sólo vive de su sueldo.

Algo similar debe ocurrir en su profesión señor De Althaus, en la cual algunos como usted seguramente tienen muy buenos ingresos por aparecer una hora diaria en televisión, elegantemente vestido y sin despeinarse, mientras otros deben soportar la lluvia, el sol y la noche sin dormir y hasta empujones y caidas por un discreto sueldo.

Pero, a diferencia suya no voy a cometer el error de pensar que se le paga muy bien sólo por la hora que aparece ante cámaras; con un elemental sentido común tengo que pensar que detrás de esa hora hay mucho estudio e investigación previos para poder dirigirse a la opinión pública y evitar cometer errores de apreciación. Entonces, Señor De Althaus, haga usted el esfuerzo de pensar en todo lo que hay detrás de esas seis horas de trabajo médico que valora tan mal.

Algo que tampoco pudo aclarar suficientemente la Doctora Solís , por que usted no se lo permitió, es la razón de las clínicas en algunos hospitales y como contribuyen a mejorar los ingresos propios de éstos. Cuando un médico interviene a un paciente en estas dependencias lo que está haciendo es permitirle al hospital ganar algo que de otra manera lo ganaría una institución privada; al margen de la parte de sus honorarios que son cedidos al hospital por acuerdo. Esta actividad extra es realizada fuera de las horas de trabajo para el hospital y es perfectamente legal. Supongo que en adelante la Doctora llevará sus pacientes a una clínica privada gracias al señor Garrido Lecca y a usted.

Para terminar quisiera que reflexione un poco respecto a lo que significa ser Médico en el Perú y para ayudarlo le menciono lo siguiente: el sueldo promedio de un Médico que ha estudiado al menos doce años y sigue haciéndolo con su propios medios y al final de la carrera está alrededor de los tres mil soles luego de los descuentos; como usted ya está pensando que es un gran sueldo, debo decirle que eso alcanzaría para pagar un mes de pensión en una Facultad de Medicina de una universidad privada en nuestro país. Yo soy un cirujano como cualquier otro, es decir, no soy ninguna luminaria a la cual usted buscaría para ser operado, pero estoy convencido que cuando salvo la vida de un anónimo paciente de hospital, aunque fuera sólo una en el mes, ya justifiqué esos tres mil soles que a usted considera excesivos por seis horas diarias que incluyen domingos y feriados, Navidad y Año Nuevo, Día del Padre y de la Madre , es decir, todas esas fechas en que usted descansa o goza de su familia.

Ahora sí para terminar le pido un par de favores: no siga cometiendo el error de confundir a sus televidentes con el falso argumento de que esta huelga es por las seis horas como se lo ha hecho creer el señor Garrido Lecca y no trate de usar a los Parlamentarios como referente para nuestras pretensiones económicas por que cualquier médico podría ser Parlamentario hoy mismo, ya que nuestro nivel intelectual es superior al normal, pero ningún parlamentario que no sea médico podría hacer lo que nosotros hacemos y es tan mal valorado por los gobiernos y algunos periodistas.

Atentamente,
Eduardo Iberico Corchera
DNI: 07183380
CMP: 9295
Ojala muchos se den cuenta del manejo maquiavelico de este "periodista" con el gobierno.

Perublogs Tags:

2 comentarios:

  1. mmmm

    Empezó bien y terminó mal (la carta)

    Paso por alto algunas frases que son producto de la "indignacion"

    Chevere que publicaras esto

    Saludos !

    ResponderEliminar
  2. Desde hace años (tal vez decadas) hay un desmontaje por el aparato publico (educacion, medico,etc). Todo pasa donde los privados donde se convierte en un negocio. Los perjudicados son los pobres. Esas politicas son apoyados por quienes tienen el dinero para hacer uso de ellos.

    ResponderEliminar