miércoles, 30 de mayo de 2007

Castañeda un doble cara

Ayer en el programa de Hildebrant escuche una entrevista a Juan Sheput, en la cual para mi sorpresa fue uno de los pocos politicos que se refiero al problema de la Costa Verde. Pero mas sorpresa me causo encontra un blog de Juan Sheput y ademas, un articulo de enero del 2006 donde ya el defendia a la Costa Verde, sobretodo en Barranco. Hay que añadir que Juan Sheput es barranquino, pero tambien lo son por ejemplo del Castillo, pero para el no hay nada, no pasa nada.
Me tomo la libertad de reproducir lo que dice en su blog, lamentablemente no se lo uedo comunicar porque no tiene para escribirle pero no creo que se moleste por difundir lo que dice.
En el país de la doble medida
Es importante que se cumpla la Ley. Nadie puede objetar eso. Pero cuando la Ley vale sólo para unos cuantos se demuestra la debilidad de nuestro sistema de justicia. En el caso del desalojo de Santa Anita particularmente me llama la atención el despliegue mediático de los principales medios de comunicación de la capital. En el colmo de la sobreactuación un "periodista" ha comparado el desalojo con la operación Chavín de Huantar. El gobierno, débil y dependiente de los titulares periodísticos, ha cedido su poder de decisión a lo que le digan los intereses de turno. Y el alcalde Castañeda, que goza de una popularidad con pies de barro, basada en un blindaje períodístico inmerecido sabe Dios por qué razones, muestra una extraña fiereza contra los "enemigos" de Santa Anita.
Ante ello me pregunto,¿Por qué el alcalde Castañeda no tiene el mismo empeño para desalojar a quienes, de manera irregular, usurpan la Costa Verde? ¿Por qué no inicia una campaña mediática para erradicar a quienes han invadido con total desparpajo espacios públicos que nos pertenecen a todos? ¿Por qué no encabeza el inicio de acciones legales contra los restaurantes que de manera espantosa afean la ciudad quitándonos la vista al mar? ¿Por qué no se rebela contra los supuestos actos de corrupción en la adquisición de semáforos o en la construcción de piletas para parques enrejados que nadie puede gozar a menos que pague por su ingreso? El alcalde Castañeda, que tiene a Lima engañada bajo un gigantesco psicosocial ("Gracias por dejarnos trabajar"), no rinde cuenta de sus actos aprovechándose de un extraño silencio mediático que lo convierte en un personaje con alto nivel de aceptación popular.
La ley debe cumplirse para todos. Pero estamos en el Perú donde el interés económico ha perfeccionado sus mecanismos de presión gracias a una clase política débil y temerosa que funge de servicial ante la presión que viene de ellos a través de los medios de comunicación.


Ademas coloco su columna del correo de enero del 2006
Obras en la Costa Verde: un mar de indiferencia Por: Juan Sheput, , 19 de enero de 2006 En plena polémica suscitada por las obras que el municipio de Barranco ha empezado a realizar, es bueno que se escuche la voz de los vecinos. Juan Sheput, ex ministro de este régimen, se pronunció al respecto.

(Diario Correo 12 de enero de2006) Hace algunos años, con total indiferencia de la comunidad, un alcalde, el de Chorrillos, decidió construir una vía entre La Herradura y La Chira. Sin estudios de impacto ecológico, y con gran improvisación, el alcalde Pablo Gutiérrez –ya fallecido– empezó la demolición de las laderas del cerro que separaba ambos lugares, dando así inicio a la desaparición de una de las playas más hermosas de América. Cuando se quiso reaccionar era demasiado tarde. Miles de toneladas de roca yacían en el fondo del mar, cambiando las rutas de corrientes subterráneas que la naturaleza había fijado hace millones de años.
Murieron así la ola perfecta, los lechos de arena y las decenas de sombrillas y carpas que la adornaban. La reacción de la sociedad fue tardía, convirtiéndose por ello en involuntaria cómplice de tal barbaridad. Más tarde, cuando otro alcalde quiso autorizar una serie de construcciones en los cerros de La Herradura, no se repitió el error: el clamor ciudadano se lo impidió. Sin embargo, en la parte barranquina de la Costa Verde el desastre urbano va viento en popa. Con la venia del alcalde de Barranco, señor Del Pomar, se viene afectando el paisaje marino con construcciones de bodoques de cemento, que algunos dicen serán “restaurantes”. También se construyen losas deportivas, pero no de uso público como debería ser sino privado, para cuyo uso se requerirá de un pago por membresía. Pero para lograr este crimen ecológico y paisajístico se requiere de tres elementos básicos: el que da el permiso sin ninguna consideración, empresarios que buscan la ganancia fácil a costa del bienestar mayoritario, y algunos medios de comunicación que silencian el atropello. ¡Ah! Y un cuarto si así lo desea: una comunidad a la que no le interesa las futuras generaciones. Ni en sus mejores momentos a un restaurante que es una leyenda vigente como El Suizo de La Herradura se le hubiera ocurrido abrir una sucursal en plena playa, destruyendo un paisaje que es una belleza visual, que nos pertenece a todos. Sin embargo, en Barranco, de seguir las cosas así, en poco tiempo al pasear por la Costa Verde entre su vista y el mar habrá bodoques de cemento. Entonces sus hijos y nietos se preguntarán por qué si antes allí hubo un paisaje con arena, atardeceres y suaves brisas sin escollos, no hicimos nada para conservarlo.
Que mas podemos decir, seguimos esperando que alguien tome politicamente esto y haga la presion necesaria para que tanto la contraloria como el nuevo alcalde de Barranco haga algo. LA PALAYA ES DE TODOS.

2 comentarios:

  1. Yo también escuché a Juan Sheput en el programa de Hildebrandt y lo que me quedó fue la forma como la prensa protege a ese alcalde mediocre de Castañeda y como se colude para robarnos un espacio público como las playas de Lima en especial las de Barranco. Que pena que Sheput no esté en el Congreso y en su lugar haya gente de tan bajo nivel. Me saco el sombrero por políticos valientes como Juan Sheput.

    ResponderEliminar
  2. A Sheput, como a mucha gente católica pensante que trabajaba con Toledo, lo sacaron los judíos de Perú Posible por ser un vidrio en el zapato en muchas pretensiones.

    Y sí, lo más gracioso es que no se hace nada por evitar este engaño, pues ni siquiera se está utilizando ese terreno para un área de recreación y deportes, sino para un restaurante. Eso demuestra que la cultura chicha es perfectamente admisible para el que tiene, cayendo la mano dura sobre los comerciantes de Santa Anita, pasando por alto incluso a los principales responsables.

    Qué lastima que todo esto haya comenzado con un precursor del populismo como Pablo Gutiérrez (lo siento, en vida cada quién escribe su epitafio) y siga adelante con gente tan ignorante como Martín Del Pomar, siendo este su segundo gran pecado contra el ornato después del horror propiciado en el Centro Cívico, erradicando apra siempre nuestra querida laguna por no querer asumir la responsabilidad de cuidarla, dejando sólo un triste armatoste de "arte" pretencioso. Me gustaría que se refiriesen ustedes al respecto, así como las implicancias de ciertas medidas con La Herradura y el Morro Solar.

    Cosas del neoliberalismo chicha, como lo llama Javier Diez Canseco, y los gorditos partidarios suyos que no saben ni donde están parados.

    ResponderEliminar